ANÁLISIS DEL RENDIMIENTO EN LOS DEPORTES COLECTIVOS

La complejidad en la observación de los deportes de equipo o juegos deportivos colectivos, ha proporcionado diversos planteamientos para su análisis. En cuanto a la dimensión técnica, en los deportes colectivos se ha estudiado más la expresión cuantitativa que la cualitativa. Sin embargo, para entrenadores e investigadores, los análisis que destacan el comportamiento del equipo y de los jugadores, a través de las variaciones en las acciones de juego, resultan más útiles que la acumulación de elementos cuantitativos relativos a acciones aisladas y no contextualizadas. La evolución del proceso de análisis del juego se desarrolla de una dimensión cuantitativa a una dimensión cualitativa (Figura 1).

Figura 1. Evolución del proceso en el análisis del juego (modificado de Garganta, 2000).

 

El análisis cuantitativo se desarrolla por medio de los sistemas de registro de acciones, que aportan datos estadísticos y dan información para modular y optimizar el entrenamiento táctico. El análisis cualitativo aporta información de por qué se producen determinados hechos. El proceso de cuantificación del rendimiento táctico debe dar información relevante para valorar cualitativamente el rendimiento táctico.

 

 Análisis cuantitativo.

La información que ofrece un partido es muy extensa. La acción continuada y el dinamismo del juego hacen que la toma de datos sea difícil. La observación cuantitativa indica la cantidad de veces que sucede una determinada acción técnica. Estas acciones técnicas podrán ser observadas por su ejecución o por el resultado de la misma. El análisis cuantitativo del rendimiento deportivo produce información que los entrenadores pueden utilizar dentro del proceso de coaching para mejorar el rendimiento y facilitar la evaluación. La cuantificación del juego permite caracterizar los patrones de comportamientos, y detectar los puntos fuertes y débiles de los equipos. Hay dos propósitos fundamentales en el análisis del juego en la alta competición: la preparación frente a un oponente, y la obtención de información para la mejora del rendimiento.

Para decidir la información que puede ser útil para el entrenador, aparecen tres elementos: la filosofía del entrenador, los objetivos prioritarios del partido, y la base de datos de los partidos anteriores.

Según la filosofía del entrenador, puede dictar diferentes estrategias dependiendo del período temporal del juego. Si el objetivo prioritario del partido es valorar la posesión de balón, será importante conocer el número total de posesiones, el tiempo de posesión, la relación entre los tiempos de posesión y el éxito o el fracaso, el número de pases en cada posesión, los jugadores que más veces intervinieron con respecto al balón, etc… La base de datos acumulados departidos anteriores resulta de vital importancia, ya que toda la evaluación del rendimiento, y la programación del entrenamiento, sólo puede hacerse sobre la base de una continuidad en el proceso y con amplitud de datos, y nunca en razón de un encuentro concreto.

El desarrollo de una amplia base de datos posibilita la formulación de modelos predictivos como ayuda al análisis de juego, y consecuentemente mejorar el rendimiento. El proceso metodológico para la construcción de un modelo de análisis cuantitativo debe partir de la definición de aquellas conductas prioritarias a reclamar durante el encuentro, para establecer los diferentes niveles de análisis. En términos generales puede plantearse un análisis de rendimiento colectivo, un análisis individualizado de los jugadores, o un análisis de ambos modelos. El nivel de análisis del colectivo puede contemplar, aspectos como:

Información sobre las pérdidas de balón (posesiones que no acaban en lanzamiento), la eficacia general de lanzamientos, las recuperaciones de balón, las asistencias o pases de gol, el resultado de las desigualdades numéricas de ataque y defensa, la eficacia en cada fase del juego (contraataque, ataque organizado, etc…), los claros errores defensivos, la eficacia de los propios porteros, la relación número de ataques/número de goles, la relación número de ataques/número de lanzamientos, y el equilibrio de rendimiento por períodos temporales del encuentro.

 

Análisis cualitativo.

El proceso de interpretación de los datos de observación, con el fin de alcanzarlos objetivos propuestos, ha llevado al desarrollo del análisis cualitativo del juego, el cual aplica los principios metodológicos de la investigación cualitativa a la observación del juego. La observación cualitativa pretende valorar la calidad de la actuación técnica. Existe una serie de problemas asociados con el proceso de análisis cualitativo: la subjetividad, la memoria y el conocimiento de los resultados. La subjetividad del entrenador puede llevar a distorsionar ciertas variables de análisis y alterar la fiabilidad de las observaciones. Las limitaciones humanas hacen imposible recordar todas las acciones de un partido entero, debido a la complejidad del juego y al número de acciones que se desarrollan en el mismo. El conocimiento de los resultados debe de realizarse después de terminar el partido, lo que facilita la asociación de ideas.

El análisis cualitativo posee tres etapas principales: la observación, la evaluación y la intervención. La observación se define como toda recogida de datos, aunque no sea fundada directa o inmediatamente en los sentidos, ampliando el concepto a la recogida de medidas y de evaluaciones. Así mismo, define el concepto de medida como la asignación de números a objetos o acontecimientos según unas normas o reglas. Se refiere siempre a atributos o características (variables) de las cosas o personas observadas. La realidad objeto de estudio se reduce a unidades de información que deben cumplir la propiedad de transitividad, que implica que al decodificar la información se transforme en un registro que no pierda, ni deforme, la información de la realidad representada se define el registro como una:

Transcripción de la representación de la realidad por parte del observador mediante la utilización de códigos determinados y que se materializa en un soporte físico que garantiza su prevalencia. El término registro suele usarse para hacer referencia tanto al proceso por el que se obtienen los datos como al producto final, es decir, al conjunto de anotaciones almacenadas.

La cuantificación y evaluación cualitativa de los aspectos del rendimiento son necesarios en la investigación del análisis deportivo. Para la toma de datos, lo mejor es consultar con expertos (p.e. entrenadores), y asegurarse que el sistema de análisis ha sido diseñado previamente. El primer paso sería crear una estructura lógica del mismo, es decir, definir las acciones que tienen lugar durante el juego y su vinculación con el resultado.

Areces y Vales realizan una propuesta organizativa para el análisis de los deportes de equipo considerando un tipo de estudio cualitativo-cuantitativo (mixtos), ya que además de tratar de identificar conductas y comportamientos manifestados por el equipo y/o el jugador en el transcurso de la competición (componente cualitativo), registran, en términos estadísticos, el volumen, la frecuencia y la distribución de los mismos (componente cuantitativo).

Como ejemplo de análisis del rendimiento llevado a cabo por un equipo técnico detallando información sobre los propios jugadores y de los rivales respectivos para afrontar con garantías una competición, se basa en diferentes propósitos:

– Conocimiento de resultados inmediato.

– Desarrollo progresivo de una base de datos.

– Comprobación de áreas o factores del juego que deben ser mejorados.

– Como una parte del proceso de evaluación del equipo técnico.

– Como mecanismo selectivo para rastrear a través del vídeo determinadas partes o períodos del juego.

Figura 2. Proceso de aplicación del análisis de rendimiento (modificado de Antón, 2000).

 

 

 Referencias Bibliográficas

Álvaro, J., Dorado, A., González Badillo, J. J., González, J. L., Navarro, F., Molina, J. J., …Sánchez, F. (1995). Modelo de análisis de los deportes colectivos basado en el rendimiento en competición. Infocoes, 1(0), 21-40.

Anguera, M. T., Blanco, A., & Losada, J. L. (2001). Diseños observacionales, cuestión clave en el proceso de la metodología observacional. Metodología de las Ciencias del Comportamiento, 3(2), 135-160.

Bayer, C. (1992). La enseñanza de los juegos deportivos colectivos (2ª ed.). Barcelona: Hispano Europea, S.A.

Blanco, A. (1983). Análisis cuantitativo de la conducta en sus contextos naturales. Desarrollo de un modelo de series de datos para el establecimiento de tendencias, patrones y secuencias. Tesis Doctoral no publicada, Universidad de Barcelona, Barcelona.

Contreras, M., & Ortega, J. (2000). La observación en los deportes de equipo. Lecturas Educación Física y Deportes, Revista Digital, 18.

Dufour, W. (1993). Computer-assisted scouting in soccer. In T. Reilly, J. Clarys & A. Stibbe (Eds.), Science and football II (pp. 160-166). London: E & F.N. Spon.

Dufour, W. (1993). Computer-assisted scouting in soccer. In T. Reilly, J. Clarys & A. Stibbe (Eds.), Science and football II (pp. 160-166). London: E & F.N. Spon.

Garganta, J. (2000). Análisis del juego en el fútbol. El recorrido evolutivo de las concepciones, métodos e instrumentos. Revista de Entrenamiento Deportivo, RED, Tomo XIV (Nº 2), 5-14.

Hergeirsson, T. (2008). Qualitative trend analysis – 8th Men´s European Handball Championship 17th-27th january in Norway. European Handball Federation, Web Periodical, 1-22.

Pino, J., & Moreno, M. I. (2000). Propuesta de un modelo para el análisis de los deportes colectivos. En Área de Entrenamiento Deportivo, Actas I Congreso Internacional de la Asociación Española de Ciencias del Deporte 121-127. Cáceres.

Rodríguez, P. L., & Moreno, J. A. (1996). Diseño de un sistema de evaluación cualitativo-cuantitativo de eficacia en las acciones en voleibol. Revista de Entrenamiento Deportivo, RED, 10(3), 25-33.

Dejar un comentario