PROGRAMA DE EJERCICIO FÍSICO DE ALTA INTENSIDAD (HIIT) Y DIABETES TIPO II

La diabetes mellitus tipo 2 (DT2) e hipertensión arterial (HTA) son enfermedades de alta prevalencia que están altamente asociadas a la inactividad física y sedentarismo donde el incremento la actividad física diaria, y mejora del ejercicio cardiorrespiratorio, se asocia a menores niveles de grasa corporal, presión arterial, y a una salud metabólica normal.

 

Beneficios de la actividad física de larga duración

En este sentido, el ejercicio de resistencia (ejercicio de baja intensidad y larga duración), mejora el control glucémico, reduce la grasa corporal  y la presión arterial, reduce los lípidos plasmáticos, aumenta el gasto calórico y ayuda a mantener el peso adecuado, ayuda a mantener los niveles de colesterol y triglicéridos en rango normal, mejora la vascularización del corazón, mejora la sensación de bienestar, ayuda a mantener una buena vascularización de los pies y puede favorecer la integración social.

 

Efectos del ejercicio físico sobre la glucemia

Los Efectos del ejercicio sobre el nivel de glucosa en sangre son importantes a la hora de llevar un programa de actividad física. Generalmente cuando se dispone a un sujeto a realizar actividad física, los principales efectos son los siguientes:

  • Aumenta la absorción de la insulina desde el lugar de inyección hacia la sangre.
  • Disminuye los requerimientos de insulina ya que mejora la sensibilidad a la misma.
  • El efecto que se produce durante el ejercicio es que el cuerpo tiende a utilizar más glucosa, siendo el resultado una disminución de los niveles de azúcar durante la actividad física.
  • Existe también un periodo prolongado que puede durar hasta 24 horas postejercicio de aumento de la sensibilidad a la insulina en el que la glucemia tenderá a estar más baja. Esto se debe a que durante el ejercicio se ha utilizado la reserva de glucógeno del hígado. Esta reserva tiende a “rellenarse” después del ejercicio, de ahí que la glucemia disminuya.

 

 

El problema de la población a desarrollar ejercicios de larga duración es la falta de tiempo, metodologías tiempo-efectivas (≤ 30 min por semana) como el ejercicio intermitente de alta intensidad (HIIT) resultan en una alternativa eficiente para mejorar el control glucémico y reducir la morbilidad asociada a personas de esta cohorte. A pesar de la evidencia existente del efecto positivo del ejercicio, normalmente expresada en la literatura en términos de “promedio”, existe una amplia variabilidad interindividual al ejercicio. Esto significa que mientras algunas personas presentan efectos benéficos, denominados respondedores (Rs), otros simplemente no presentan cambios o presentan una respuesta adversa después de ejercicio, denominados no respondedores (NRs). Aunque factores genéticos, y ambientales han sido escuetamente explorados, aún no se identifican los potenciales factores ambientales que dan cuenta de este fenómeno. Descartando la influencia genética que varía individualmente, no está del todo claro qué parámetros de salud, por ejemplo, composición corporal, presión arterial o marcadores metabólicos como los triglicéridos, presentan mayor o menor prevalencia de sujetos no respondedores en la población adherente a ejercicio.

Debido a que la adherencia es un factor clave para que el ejercicio surta efecto terapéutico para laDT2 e HTA, y considerando que existen escasos reportes sobre la variabilidad interindividual al ejercicio HIIT, aquí se muestra un estudio para comparar los efectos de un programa de 6 semanas de ejercicio de tipo HIIT en variables de composición corporal, cardiovasculares y metabólicas de pacientes con DT2 e HTA adherentes a ejercicio. Un segundo objetivo fue describir la prevalencia de Rs y NRs al ejercicio.

 

Programa HIIT

El procedimiento fue citar a los sujetos para dar inicio al proceso de familiarización al ejercicio HIIT por dos semanas (4 sesiones). En la sesión número 5, los sujetos iniciaron el programa HIIT, consistiendo en 1 min de pedaleo en bicicleta, 2 min de recuperación y ejecutado 10 veces (1 x 2 x 10)1. Durante el protocolo 1 x 2 x 10, se controló una intensidad de esfuerzo muscular del pedaleo de 8 a 10 de acuerdo a la escala de Borg modificada, intensidad homologable a una frecuencia cardiaca cercana al máximo teórico, donde cada paciente podía cesar el ejercicio cuando así lo estimara, no siendo una imposición la finalización total de cada intervalo de esfuerzo. Cuando el paciente no se recuperaba (frecuencia cardíaca > 70% del máximo teórico según formula de la ACSM [220 – edad]) en el tiempo de pausa, se le permitía una mayor duración de descanso hasta lograr la recuperación cardiovascular. Cada 2 semanas se aumentó la carga de la bicicleta, debido a las adaptaciones fisiológicas y mejora de lumbral de base del paciente, ejercitándose siempre el paciente en cada intervalo de esfuerzo en una intensidad muscular de 8 a 10 puntos según la escala de Borg modificada, utilizándose bicicletas.

 

Resultados

Los mayores hallazgos del presente estudio indican que cuando los pacientes son adherentes a HIIT se i) reduce la grasa subcutánea, la presión sistólica y los niveles de triglicéridos, existiendo también ii) una mayor prevalencia de sujetos Rs en la reducción de grasa subcutánea, y una mayor prevalencia de sujetos NRs en las variables PAS, PAD, y triglicéridos. Así, en programas cortos de HIIT, los mayores efectos benéficos provienen de la reducción en la grasa corporal, y que existe una amplia variabilidad interindividual para otros parámetros de composición corporal, cardiovascular y metabólico, donde independiente de los efectos benéficos y significativos en “promedio”, alrededor del ~50% de sujetos podrían ser NRs. La mejora de parámetros de composición corporal en pacientes con DT2 o HTA no es nueva. Se muestra una prevalencia de 50% de sujetos NRs para reducir la PAS, y 64% de NRs para reducir la PAD.

 

Figura 2. Cambios promedio (panel a y c) y cambios individuales (panel b y d) en la presión arterial sistólica y diastólica de 2 grupos de sujetos con DT2 e HTA. Grupos son descritos como: (GA) grupo adherente, (GNA) grupo no-adherente. Prevalencia de sujetos respondedores y no respondedores se presenta como porcentaje (%). *Indica cambio significativos pre-post a nivel p <0,05.

 

Aunque la evidencia del HIIT es amplia mejorando el control glicémico, en la reducción de lípidos no lo es tanto. En este estudio se observa una prevalencia de NRs de 57% en la reducción de TG.

Figura 3. Cambios promedio (panel a y c) y cambios individuales (panel b y d) en los niveles de triglicéridos plasmáticos de 2 grupos de sujetos con DT2 e HTA. Grupos son descritos como: (GA) grupo adherente, (GNA) grupo no-adherente. Prevalencia de sujetos respondedores y no respondedores se presenta como porcentaje (%). *Indica cambio significativos pre-post a nivel p < 0,05.

 

 

Otros estudios

Mancilla y cols, redujeron -4,2 kg de grasa después de 12 semanas de HIIT en pacientes con DT2.

Molina y cols, mostraron que 12 sesiones de HIIT reducen -1,8 kg de grasa en mujeres y-3,5 kg en hombres.

Después de un entrenamiento de fuerza de 12 semanas Churchward-Venne y cols, reportaron un 4,5% de NRs, mientras un similar programa del doble de duración (24 semanas) produjo 23% de prevalencia de NRs para reducir el peso corporal. Aunque, se debe tener presente que el ejercicio de fuerza per se produce incrementos en la masa muscular y por ende en el peso corporal total.

En cuanto a la reducción de grasa subcutánea, Tremblay y cols, a través de un protocolo de HIIT en personas inactivas, observaron una reducción de 4Pliegues (-2,75mm), sin embargo, el tiempo de ejercicio de estos autores fue superior (15 semanas). Aunque la literatura es muy amplia, ya han sido difundidos los efectos de diferentes programas de ejercicio en pacientes con HTA, o con DT2 y HTA.

Un reciente estudio de revisión concluyó que intervenciones entre 4-12 semanas de HIIT reducen -0,3 mmHg la PAS.  Luego de 5 meses de ejercicio de resistencia (65-80% consumo de oxígeno máximo pico, caminando), o en ejercicio de fuerza (8-12 repeticiones por serie,8 ejercicios, 70-85% de 1 repetición máxima), o la combinación de ambos, Moker y cols, reportaron ~60% de NRs para reducir la PAS.

Higgins y cols, reportaron una prevalencia de NRs de un ~60% para reducir la PAS y PAD.

Bouchard y cols, después de 6 meses de ejercicio de resistencia realizado en 5 diferentes países reportaron una prevalencia entre 5 y 30% de sujetos NRs para reducir la PAS. En cuanto a las posibles causas de no respuesta al ejercicio Bouchard y cols. reportaron que la presión arterial sistólica de base (< 145 mmHg vs > 145 mmHg) presentaría una directa relación con el porcentaje de NRs al ejercicio siendo esta mayor (35% versus 15%) en los sujetos con niveles menores de PAS.

 

 

Referencias Bibliográficas

Álvarez C, Ramírez-Campillo R, Henríquez-Olguín C,Castro-Sepúlveda M, Carrasco V, Martínez C. ¿Puedenocho semanas de ejercicio físico combinado normalizarmarcadores metabólicos de sujetos hiperglicémicos ydislipidémicos?. Rev Med Chile 2014; 142 (4): 458-66.

Álvarez C, Ramírez-Campillo R, Martínez-Salazar C,Mancilla R, Flores-Opazo M, Cano-Montoya J, et al.Low-Volume High-Intensity Interval Training as aTherapy for Type 2 Diabetes. Int J Sports Med 2016; 37(9): 723-9.

Álvarez C, Ramírez-Campillo R, Ramírez-Vélez R, IzquierdoM. Effects of 6-Weeks High-Intensity IntervalTraining in Schoolchildren with Insulin Resistance:Influence of Biological Maturation on Metabolic,Body Composition, Cardiovascular and PerformanceNon-responses. Front Physiol 2017; 8: 444.

Álvarez C, Ramírez-Campillo R, Ramírez-Vélez R, IzquierdoM. Prevalence of Non-Responders In GlucoseControl Markers After 10-Weeks of High-IntensityInterval Training in Higher and Lower Insulin ResistantAdult Women. Front Physiol 2017; 8: 479.

Álvarez C, Ramírez-Campillo R, Ramírez-Vélez R,Izquierdo M. Effects and prevalence of nonrespondersafter 12 weeks of high-intensity interval or resistancetraining in women with insulin resistance: a randomizedtrial. J Appl Physiol (1985) 2017; 122 (4): 985-96.

Anderson CB. When more is better: number of motivesand reasons for quitting as correlates of physical activityin women. Health Educ Res 2003; 18 (5): 525-37.

Bonafiglia JT, Rotundo MP, Whittall JP, Scribbans TD,Graham RB, Gurd BJ. Inter-Individual Variability in theAdaptive Responses to Endurance and Sprint IntervalTraining: A Randomized Crossover Study. PLoS One2016; 11 (12): e0167790.

Bouchard C, Blair SN, Church TS, Earnest CP, HagbergJM, Häkkinen K, et al. Adverse metabolic response toregular exercise: is it a rare or common occurrence?PLoS One 2012; 7 (5): e37887.

Celis-Morales C, Salas C, Sanzana R, Martínez M, LeivaA, Diaz X, et al. Socio-demographic patterning of physicalactivity levels and sedentary behaviour in Chile:results from the National Health Survey. III WorldConference in Public Health Nutrition. J Public Health(Oxf) 2016; 38 (2): e98-e105.

Ciolac EG. High-intensity interval training and hypertension:maximizing the benefits of exercise? Am JCardiovasc Dis 2012; 2 (2): 102-10.

Cristi-Montero C, Ramírez-Campillo R, Álvarez C,Garrido Méndez A, Martínez MA, Díaz Martínez X, etal. Fitness cardiorrespiratorio se asocia a una mejora enmarcadores metabólicos en adultos chilenos. Rev MedChile 2016; 144 (8): 980-9.

Little JP, Gillen JB, Percival ME, Safdar A, Tarnopols- ky MA, Punthakee Z, et al. Low-volume high-intensity interval training reduces hyperglycemia andincreases muscle mitochondrial capacity in patientswith type 2 diabetes. J Appl Physiol 1985; 2011; 111(6): 1554-60.

Mancilla R, Torres P, Álvarez C, Schifferli I, Sapunar J,Diaz E. High intensity interval training improves glycemiccontrol and aerobic capacity in glucose intolerantpatients. Rev Med Chile 2014; 142 (1): 34-9.

MINSAL. Ministerio de Salud. Gobierno de Chile.Encuesta Nacional de Salud ENS Chile 2009-2010.Disponible en: http://www.redsalud.gov.cl/portal/url/item/99c12b89738d80d5e04001011e0113f8.pdf 2011.

Riesco E, Tessier S, Perusse F, Turgeon S, Tremblay A,Weisnagel J, et al. Impact of walking on eating behaviorsand quality of life of premenopausal and early postmenopausalobese women. Menopause 2010; 17 (3): 529-38.

Sigal RJ, Kenny GP, Boulé NG, Wells GA, Prud’hommeD, Fortier M, et al. Effects of Aerobic Training, ResistanceTraining, or Both on Glycemic Control in Type2 Diabetes A Randomized Trial. Ann Intern Med 2007;147 (6): 357-69.

Snowling NJ, Hopkins WG. Effects of Different Modesof Exercise Training on Glucose Control and Risk Factorsfor Complications in Type 2 Diabetic Patients: Ameta-analysis. Diabetes Care 2006; 29 (11): 2518-27.

Taylor-Tolbert NS, Dengel DR, Brown MD, McCole SD,Pratley RE, Ferrell RE, et al. Ambulatory blood pressureafter acute exercise in older men with essential hypertension.Am J Hypertens 2000; 13 (1 Pt 1): 44-51.

Timmons JA. Variability in training-induced skeletalmuscle adaptation. J Appl Physiol (1985) 2011; 110 (3):846-53.

 

 

Dejar un comentario